martes, 27 de septiembre de 2011

Que me devuelvan las mariposas. Si hace falta me las trago sola, sin masticar, para que permanezcan revoloteando en mi estomago como hasta ahora. Yo a cambio regalo el nudo de garganta que ahora las sustituye.
Que me devuelvan la ilusión. Esa fiel ilusión que siempre me acompañaba por las mañanas y me ayudaba a conciliar el sueño en las noches oscuras, cargada con las ganas, la sonrisa dibujada en la cara.



Que me devuelvan los suspiros, los escalofríos, los rápidos latidos de corazón.
Que me devuelvan la risa floja, las irrefrenables ganas de permanecer a su lado.

Que me devuelvan 
la ignorancia.
     








    Pero los celos… los celos os los dejo a vosotros.

1 comentario:

A's consumed candle. dijo...

El único paso que has de dar para que las mariposas vuelvan a ti es saber pedírselas a la persona adecuada. Aunque cuídate de no requerírselas a uno de esos chicos enmascarados, que dicen regalarte el cielo pero en realidad solo te hacen subir hasta lo más alto para luego dejarte caer.
Y me parece que todos sabemos lo que duelen ese tipo de caídas...

PD: No me había fijado en la banda sonora del blog *_* Alice in Wonderland... De Tim Burton ^^ ¡SIMPLEMENTE, ME ENCANTA! <3