jueves, 24 de noviembre de 2011

Hoy voy a buscar un buen cebo para las estrellas.
Quiero que vuelvan, que me acorralen, que me rodeen, y que se queden aquí, conmigo, acicalando la noche que tanto espero.
Que no olviden invitar a la luna, con su rotundo brillo. Y lo más importante, que vengan los sueños. Eso es lo que quiero, mis sueños otra vez. No creo que importe, el cielo es increíblemente excenso. Ya sé que son muchos, millones. Pero yo puedo hacerles un hueco.  
Voy a espantar a la luz, y le meteré tal susto al sol que se esconderá en su colina.
Ojalá consiga asustarle tanto como para no volver a salir.
Eso le pasa por arrebatarme los sueños con su calor, por llevárselos con él, por desintegrarlos con su luz, y dejarme sola en la fría realidad.
Quiero que me devuelva lo que me pertenece.



Cualquier día yo… desvanezco con ellos entre los rayos que tanto me irritan.

3 comentarios:

Lluvia dijo...

Las noches... tienen algo mágico que el sol se lleva cuando sale. Reclama lo que te pertenece y nunca dejes de luchar por ello :)

saludos!

Lucia's Box dijo...

Siempre te queda soñar despierta,¿no?

(N)evermore dijo...

A veces hay que saber trasladar tus sueños a la realidad. Y al final, acabarás amandola incluso más que todas las utopías que creías conseguirp or las noches.

<3