martes, 27 de marzo de 2012

A la mierda primavera.


Hola, ¿Me llamabas? Soy Abril, ¿Es que me habías olvidado? Vaya, con lo mucho que ella me odia. 
Que no hay amanecer que le entre sin que ella mande a la mierda, y se retuerce de dolor.  
No le gusta que regrese, ella prefiere verte a ti. Pero solo tiene tu recuerdo, el que yo le planto al lado, para que tenga motivos para odiarme.
Y es que no se conforma solo con eso, no quiere recuerdos que se dedican a anunciarte, ella los odia por dejarla con ganas de más. 
Con ganas de lo imposible. 
Y la tristeza se le arrima cada vez que se para a pensar en el tiempo, odiando no haber podido detenerlo. Por qué no lo detuvo antes de Abril, antes de mi desastrosa llegada.
Desea volver a sentir esas sonrisas que tan bien le entraban sin el sabor amargo que le dejan ahora, quiere volver a escuchar tu risa acompañando a la suya, lo quiere todo, pero lo quiere sin el dolor añadido.

Porque dime, ¿Por qué si no tanto odio a la primavera?



Supongo que tú… no me recordarás.
No te culparé, ya que yo también creo
Que soy algo a lo que ella
da demasiada importancia.



Voy entrándole al día,
y al salir le dejo la alfombra de mierda perdía,
que no se le olvide el planeta en que vive,
y otra vez a la acera,

y así me da la mañana y la tarde y la noche entera...

3 comentarios:

Manuel María Torres Rojas dijo...

El abono de la primavera "feliz" es el dolor...¡A la mierda con ella!

Elise dijo...

¡Ay la primavera! Qué bonita y qué odiosa es ¿verdad?
Y ese Abril, a mí personalmente me duele demasiado ese Abril y sus florecitas...
Me ha encantado, sigue así :D

Un beso <3

Discordia (Lluvia de Colores) dijo...

Un texto maravilloso como siempre >.<
La primavera es la época de la melancolía..estación de recuerdos.

Saludos!
:) y gracias por seguirme en twitter~