domingo, 27 de mayo de 2012

Anoche era de piedra, y al alba era de mimbre.

Y sabrás que me encanta ver el sol salir cada mañana. Sabrás que la sonrisa se me enciende al sentir su calor en verano. Sabrás perfectamente que todo eso se debe a que me acuerdo de ti, y a todas tus caricias. Me acuerdo de todos los temblores que me entraban al sentir tu mano tropezando torpemente con la mía. De todas las dudas que surgieron, y que apagaste con tu primer y obtuso te quiero.
Y donde no había nada, tú encontraste una bella balada. Y me rescataste de aquel hoyo, hondo y oscuro, al que fui desterrada. Y entonces probé un calor muy diferente al del sol de ese verano. Invadiste un terco corazón de sonrisas, y se transformó en otro.

4 comentarios:

Lucia's Box dijo...

Marea,no me habrá inspirado a mí Marea.El principio siempre es lo mejor,y si empeiza en verano,aún mejor.

Elise dijo...

¡Qué bonito, qué bonito! *.* Me ha gustado mucho, como siempre.

Un beso <3

dijo...

Qué bonito :) Un corazón que pasa de piedra a mimbre,me gusta. Eso de que alguien consiga hacernos sentir de otra forma diferente, y al fin y al cabo,se quede un trocito de nuestro corazón. Un abrazo.

ChicaGuau dijo...

Buah, qué pasada... ¡De piedra me dejas a mí siempre que paso por aquí! :)

¡Un besito enorme preciosa!