lunes, 4 de febrero de 2013

Anécdotas del bar de la esquina. Última parte.


-Es la primera vez que escucho una crítica. –Empezó, con su suave voz.-Gracias.-Quedé en silenció con los dibujos en mano, como hechizado por aquellas líneas tan irregulares.
-¿Podría hacerla una pregunta?-Atreví a decir. Tú asentiste sonriente.
-¿Por qué es todo tan triste? –Me di cuenta entonces, de lo poco correcta que había resultado mi pregunta, y tú agachaste la mirada, levantando los hombros.
-Es esta mi forma de percibirlo. –Susurraste, con cierta melancolía. Y quedé sin palabras, mientras mis mejillas ardían y mi aliento seguía oliendo a alcohol. Seguro que si pudieses verme, saldrías corriendo. Pero, en lugar de correr, sonreíste amargamente, cabizbaja. Y aquella sonrisa tan angelical fue el pretexto perfecto para seguir con esa conversación.
-A lo mejor es que hasta ahora no percibiste algo bello. –Silencio. Incomodo silencio. Tú permanecías inmóvil, con el cuaderno enlazado entre los dos brazos.
-¿Y qué propone usted señor? –Dijiste entonces, levantando la cabeza poco a poco.
Yo cerré los ojos, buscando la respuesta. La cabeza me daba vueltas, y yo aún la mareaba más en un intento de decirte algo que valiese la pena.
Entonces fue cuando noté en mis ardientes mejillas un suave y frío tacto. Abrí los ojos de golpe, y allí estabas tú, rozándome la cara con unas preciosas manos. Mirándome sin observarme. Aquello me estremeció tanto que el alcohol pareció desvanecer de mi celebro, poniéndome los pies en la tierra, cortándome la respiración. Y tú, asustada, retiraste tus gélidos dedos.
-Lo siento…-Susurraste. Pero yo te agarré la mano, antes de que pudieses alejarla, y volví a  acercarla a mi .

 ********

Acabamos en tu casa, después de  un agradable paseo. Al final, no me negaste la compañía, ni siquiera soltaste mi mano. Tú habitación casi estaba vacía. En una esquina una cama, y en la otra, un escritorio. Me llevaste hasta la cama, y una vez allí, comenzaste a palpar mi cara, despacio, suave. Las yemas de tus dedos parecían frágiles y bellas en comparación con mi vulgar rostro.
Abriste el cuaderno, y comenzaste a dibujar. Yo no podía apartar la vista, y se detuvo el tiempo. De vez en cuando sonreías y seguías palpando mi cara, pero en silencio, siempre en silencio. Mi corazón se paraba cada vez que rozabas alguna de mis arrugas, aunque tú no te inmutabas. No tenías miedo.
Casi amaneció cuando me tendiste el dibujo con el que quede maravillado.
-¿Qué te parece?.-Dijiste sonriendo. Pero yo no tenía palabras para aquella obra de arte.
En aquel retrato mis ojos brillaban como cuando tenía veinte años. Mi sonrisa era espectacular, y los colores parecían darme tanta vida como esta reflejaba.
-Increíble.-Dije. –Es increíble.
-Es mi forma de percibirlo. –Me susurraste en el oído entonces, y después.
besaste mi mejilla.


 Y te aseguro que el corazón de este anciano nunca latió 
tan rápido como cuando me rodeó tu intenso olor a vainilla. 

FIN.

5 comentarios:

Lorenzo dijo...

Es que no sé ni que comentarte, creo que con "Anécdotas del bar del esquina" has creado algo genial, yo que tú lo registraba de alguna manera porque.. pufff, al menos en mi has conseguido crear una sensación de vacío en el pecho acojonante.
Enhorabuena.
"¿Y quién tuviera tu don?" xD
Se despide el elefante con una reverencia elegante, enfundando al vuelo una sonrisa radiante :D

Yolanda dijo...

Me encanta, es simplemente mágico.
Haces que los sentimientos sean casi palpables.
Creas, en definitiva, algo muy hermoso.
Espero leerte lo antes posible,
Besos :3

Jaume peñaroja dijo...

Acabo de leer la historia entera y me ha parecido impresionante. Espero impaciente que publiques algo más

SaludCM dijo...

Me encanta tu forma de escribir así que me quedo y te sigo, pásate por mi blog y si te gusta quédate: lecturassaludcm.blogspot.com.es

Un beso y nos leemos!

Arya dijo...

Hola! (✿◠‿◠)
Soy Arya del blog El Rincón de Arya
http://elrincondearya.blogspot.com.es/
No he podido leer aún todo lo que has escrito en el blog, pero lo que he leído me ha encantado *-*
PD: la canción de elfen lied!!! me encanta ^^
Me encanta tu blog, te sigo!
Besos.